Version Particular

Aveces la vida no nos da lo que buscamos y muchas veces creemos que merecemos algo sin antes haber luchado. Otras… simplemente nos toca comer mierda mientras otros nadan en tinas de agua recogida de los alpes suizos.

Hoy por hoy, vivimos en una sociedad donde el poder de convocatoria esta en las manos equivocadas y se usa para maricadas. Para promocionar productos, para promocionar eventos, memes, juegos… yo siempre me quejaré de este punto y no descansaré hasta ver que mi voz sea escuchada. Da rabia pensar que en vez de tener líderes que ayuden a tener un mundo mejor, ni siquiera un mundo, a que ayuden a que las personas que los ven, tengan mejores ideales y por consiguiente, transmitan ese mensaje a la gente que tienen cerca.

Pero no… señoras y señores, hay que mostrar las tetas o transmitir que estoy riéndome de un puto vídeo, para lograr donaciones, para comprar una BMW y seguir alimentando el sueño de cualquiera puede ser lo que soy y tener lo que tengo, solo *tienes que darme like y hacerme una donación*.

Cada quien debe ser libre de hacer de su vida lo que le plazca, siempre y cuando no irrumpa o quiebre el placer y libertad de otra persona. No obstante, si solo estamos generando un mensaje de pereza y falta de crecimiento, ¿Qué putas?

No, sáquenme de esta matrix, si la cúspide de la humanidad es tener un red district en linea y ver como alguien hace el mínimo esfuerzo, se pone un bikini, se sienta en un pato inflable y considera que eso es el nirvana… llevenme a tiempos donde sentarse a encontrar la respuesta a problemas reales, era un acto del día a día.

En otras noticias, mientras unos se jactan de privilegios, de poder que no utilizan sino para sus propios placeres, hay otros que están en las calles, luchando por algo que comer y que tienen dignidad como para saber que no todo gira a sexualizar todo lo que se ve. Que la vida tiene más sentido que solo estar esperando unas donaciones, unas subscripciones. Tienen prostituido el poder.

¿Han visto a un pingüino enojado?


Creo que los mejores placeres que logramos tener en la vida, son los que menos esperamos.

A ver si me puedo explicar mejor, digamos que uno tuviera la capacidad de hacer todo lo que a uno le gusta y solo lo que a uno le gusta. Es decir, si no le gusta ir a sacar la basura, relax, ya no tiene que hacerlo y no habrá ninguna clase de consecuencia. Mágicamente se sacará sola. NADIE tendría que hacer labores que no sean de su agrado.

¿Sería usted feliz? Honestamente, no. Soy partidario de decir que para uno poder hacer lo que le gusta, también le toca hacer lo que no. Si todos pudieran hacer lo que quisieran, sin tener que esforzarse, sin tener que lucharía y sudarla, que mierda de mundo sería la verdad. Creo que eso es lo que la gente no entiende cuando piensa que el único objetivo es el dinero, la fama, el poder. Lo más chistoso es que cuando tienen eso, son unos malditos miserables, con plata obvio, pero al fin y al cabo, unos desagradecidos miserables.

Hay quienes incluso llegan a un punto en donde saben que todo eso jamás les llenará el vació que tienen tanto emocional como espiritualmente, y estarán esos que desearían tener lo que otros pero no se dan cuenta de lo que de verdad tienen que otros añoran. ¿Complicado? Tal vez estoy balbuceando pero es que me emputa.

¿Quieren ver que tan fácil es lograr que alguien se degrade por dinero? Hasta las prostitutas tienen más perfil, mas dignidad y ojo, si piensa que estoy siendo agresivo con estas personas, al contrario, les tengo infinitamente más respeto que cualquier pendej@ “influencer”. Vayan a alguna de esas plataformas y vean que la dignidad de esas personas es tan frágil que con meros 3 dolares, los pueden hacer ladrar como perros, maullar como gatos, cacarear, saltar, … triste.

Lo peor es que estas personas, tienen la capacidad de hacer cosas tan geniales y hacer algo positivo, ojo que donar dinero a una caridad es lo más fácil. Ir y ayudar, eso es diferente. Decir que es mucho mejor persona porque pago 20 pesos más cuando fue a comprar una McDonalds cuando le ofrecieron donar para un orfanato, es tan putamente ridículo como pensar que dandole monedas a una persona de la calle, es la solución para sus problemas.

Se pretende solucionar todos los problemas con dinero.


Que curioso, yo hablando de agujeros negros y hoy, uno de los pocos canales que disfruto ver de YouTube, publica algo al respecto. ¿Coincidencia? No lo creo, ¿Tamales? Dos por favor.

Cabe decir que todo lo que sabe de los agujeros negros, hasta el punto de no retorno, se basa en fundamentos teóricos los cuales describen el comportamiento del universo que nosotros como seres humanos, conocemos y vivimos. Sin embargo y como podrán imaginarse, nadie sabe qué sucede una vez cruzas este punto, si se tratase de un agujero negro masivo.

Si habláramos de uno común, sería una experiencia bastante horrible. Te volverías un espagueti conforme te acercas más y más a este punto. ¿Saltarías adentro de uno masivo así supieras que no volverías? Sí. Me intriga tanto conocer de primera mano, que sucede ahí. Tal vez me vuelva un punto más de información.

Creo que voy a tener que escribir más las cosas que se me ocurren justo antes de dormir y luego publicarlas. Créanme, les encantaría leerlas. Salgo con algunas ocurrencias que ni yo me las creo o incluso me pongo a debatir conmigo mismo. ¿Saben que me gustaría hacer? Justamente eso. Nosotros disponemos de dos hemisferios, por lo que podría decirse que somos dos viviendo la misma vida. Que locura sería poder tener un sueño lucido y hablar con uno mismo. ¿Ven a lo que me refiero? Pienso cosas muy estúpidas, pero que me llaman la atención demasiado.

Antes de dormir, siempre me digo a mi mismo “voy a tener un sueño lucido” – ha, nunca puedo. La única vez que pude, curiosamente, fue cuando tenia más o menos 6 años. Durante mi pequeña infancia, siempre soñaba con Chucky, si ese muñeco que ahora podríamos catalogar como ridículo e inofensivo pero siempre soñaba con sus zapatos rojos y que me haría daño.

Hasta que en una noche, logré tomar el control del sueño y aunque “morí” – básicamente me quitó la cabeza – sabia que no estaba muerto y me reía. Desde esa noche, no volví a soñar con Chucky.

Vini Vidi Vici.


Debo reconocer que me perdí un poco y quedé aislado al lado del camino. ¡Como me encanta esa canción! Se las recomiendo, es de Fito Paez y cuando era más joven, la cantaba junto con otro amigo a todo pulmón. Eran noches donde nos reuníamos a tomar y hablar mierda.

Nos poníamos a chistar, a echar rulo y hablar sin parar. En algún momento de la noche, él sacaba su guitarra y comenzaba a tocar mientras trataba de llevar el ritmo de la canción que estuviese sonando. De momento podríamos estar escuchando El Aventurero, ó el clásico de clásicos, Desperado. Sin embargo, en algún momento de la noche, llegábamos a un punto donde los recuerdos de nuestra niñez, nos invadían con regocijo y era el momento de escuchar al buen Fito.

Que buenos tiempos, ahora me encuentro tan lejos de todo que hasta creo que vivo en una realidad alterna y solo veo como pasan los días mientras espero a que llegue el día en que deje este plano. No lo digo por sonar trágico, lo digo porque así me siento.

Tal vez esta pandemia ha llevado a que esto sea más duro, pero creo que desde que tengo memoria, nunca he cuadrado. Por ratos, me gustaría tener las mismas ambiciones que otros, aveces me siento y creo estar llevando a cabo dichas metas, pero al final vuelvo al mismo punto de partida en donde pienso que simplemente estoy viviendo tal cual me enseñaron y no como yo quisiera. No, no me estoy quejando de mi vida, de hecho llevo una vida maravillosa y me siento bastante afortunado. Tal vez solo pienso en historias que me gustaría vivir o saber que existen y no han sido encontradas.

Que tan increíble sería que el viaje al centro de la tierra no sólo fuera magnifica obra literaria de Julio Verne, sino un lugar que es real. ¡No saben lo que daría por algo así! Tal vez viva lo que me quede de vida en un sitio desconocido, pero descubriendo tanto. Por ejemplo, muchas veces pienso que si tuviera la oportunidad de ir al espacio, no lo pensaría ni un segundo y, será muy Hollywood lo que diré pero, si hubiera una misión para meterme en agujero negro, estaría de primeras.

Soy un ser humano demasiado curioso. Creo que lo que más me motiva de vivir es saber que en cualquier momento del día aprenderé algo nuevo. No importa qué, siempre es algo nuevo y me llena de felicidad.

El día que no aprendo algo nuevo, siento que aún no he despertado, que sigo esperando.


Y vean que es bastante gracioso cuando uno se pone a pensar, que haría uno si los tiempos se pusieran en nuestra contra a tal punto que nos tocara valernos por nosotros mismos para conseguir… TODO.

Hoy por pura casualidad, comencé a tocar el tema con un amigo y me puso a pensar. ¿Qué haríamos? Lo primero que muchos harían sería ir a los supermercados y abastecerse de cualquier cosa que encuentren. Si asumimos que saben algo de supervivencia, tomarían los enlatados primeros y se esperaría que entendieran que un iPhone 12 max pro, no les va a servir de nada.

Yo debo reconocer que también en este aspecto he fallado. Debo admitir que aunque algunas cosas las haría por lógica, habrían mil formas en que fallaría algo antes de lograr obtener un resultado positivo. Bueno, siempre he sido algo empírico y varios experimentos fallidos, pueden dar fe de lo que digo; no es que me sienta orgulloso pero hasta las caídas deben ser legendarias.

Lo que damos por sentado ahora, como por ejemplo, que para nosotros como personas nos es tan fácil como abrir la llave para obtener agua o prender la estufa y tener acceso al fuego, ir a un supermercado y abastecernos de tantas cosas deliciosas que vemos. Hay un mundo allá afuera que no viene en envolturas plásticas o en diferentes colores, o sin gluten. Ahora que escribo justamente esa palabra, ¿será que aquellos que tienen dificultades para poder llevar una vida más tranquila, son parte de lo que la naturaleza llamaría “el mas débil” y por lo tanto le sería bastante difícil sobrevivir? Pero luego tenemos personajes como Stephen Hawking, que sin la tecnología, no podría habernos llenado de tanto.

Bueno, volviendo al tema, creo que no hace daño tomarse un tiempo para aprender cosas tan básicas como cómo funciona una tubería, tal vez en algún momento nos sirva para algo y sea un elemento que nos propicie de dicho recurso o simplemente sirva para que no dependamos de alguien más para hacer una reparación. Hace unos días me topé con un canal donde una persona construye cosas super increíbles y el contenido de su canal, va dirigido a que basta con una pizca de curiosidad para emprender en una aventura. Ojala pudiéramos tener más contenido así, donde tal vez nos inspire a tener dichos saltos por solucionar algo y no por hacernos viral. El tipo construyo un arco de basketball automatizado, cuyo propósito es que no importa hacia donde dispares la pelota, el arco seguirá la trayectoria y encestaras. Construyó todo el sistema, desde las poleas, las barras, la montura de la cámara, el software e hizo los cálculos para que funcionara.

¿Cómo transcurre el tiempo para un perro?


Todos tenemos ese algo que nos motiva, algo que nos lleva, que nos transporta a otro planeta, otro plano, otro…

A mi me pasa con algunas canciones, son contadas pero siento que cuando escucho alguna de ellas no puedo dejar de hacerlo y simplemente entro en un estado de felicidad compleja. ¿A qué me refiero con felicidad compleja? He llegado a la conclusión que es una felicidad pendeja. Básicamente siento que estoy feliz conmigo mismo, con el universo, con lo que no sé, con lo que me falta por saber pero al final del día entiendo que es solo un estado de mi psiquis. ¿Acaso soy infeliz? No lo creo.

Es normal que todos en nuestra propia complejidad y anormalidad, tengamos ciertos momentos donde no queramos saber de nada, de nadie, que el único que compartiera con nosotros ese espacio, fuera el oxigeno que respiramos. Una vez uno pasa por ese hermoso momento, se da cuenta que no hay una felicidad absoluta, no hay algo idóneo, no hay algo para siempre. Si algo fuese infinito, sería muy aburrido y si algo nos ha enseñado la ciencia es que, todo tiene su ciclo y hasta los astros más gigantes, viejos, extraños, lejanos; tienen su momento tenue, llega también su lecho de muerte.

Mientras escucho esas canciones pienso en las cosas que no he hecho, que quisiera hacer, que voy a hacer, que me encantaría estar haciendo y que he dejado que pasen a través de los años. No quiero llegar a mi hora tenue y saber que los fantasmas de mis talentos, están a mi lado llorando y tristes pues no supe aprovecharlos, y mi vida simplemente pudo ser tan inexistente como el vacío.

Pero entonces, ¿cómo hay que vivir? Creo que la respuesta es diferente según la perspectiva desde la que se vea sin embargo algo deben tener algo en común todas ellas. Hay que vivir sin arrepentimientos. Hay que comprender que aunque tuviéramos la capacidad de darle vuelta atrás al tiempo, seríamos tan estúpidos e incongruentes que aquellos errores de los cuales nos arrepentimos, los volveríamos a hacer.

Para aprender a vivir hay que tragarse con un vaso de agua, cada una de las embarradas que uno ha hecho, y de repetirlas, seguir pasándolas hasta que se aprenda la lección. Si durante esa ruta se llega a viejo, cagada, se demoró mucho pero… ¿qué se le puede hacer? Nada, solo disfrutar lo que le queda.

Tal vez me gustaría que si existe algo más allá, me permita explorar la singularidad.


Aveces nos topamos con situaciones que nos dejan totalmente sorprendidos y nos cuestionamos, “¿será que si estoy haciendo algo valioso con mi vida?”. Esta pregunta no tiene edad. Algunos se la hacen a los 18 años, otros a los 40, pero tienen algo en común, todo empieza por un vació en alguna parte de nosotros.

Es difícil saber en donde esta ese vacío. ¿Será emocional? ¿Será profesional? Recurrimos a buscar todo tipo de información y pensamos que la vida de otros nos hace ver pequeños, diminutos. Comenzamos un ciclo de odio interno y de preocupación, ansiedad, apuro.

En mi caso, llevo un tiempo haciéndome esta pregunta. Llevo buscando el significado a la utilidad de mi vida, a cual debería ser mi objetivo, en qué debería estar gastando mi tiempo y a donde tendría que estar dedicando recursos tanto mentales como emocionales. Quiero dejar una huella en el mundo, pero no estoy haciendo nada para dejar una huella en mi.

Pensé por un tiempo en hacer una aplicación que revolucionara el mundo y me trajera satisfacción, dinero, fama… pero a pesar de lo mucho que me encanta programar, codificar y matarme la cabeza en hacer que alguna función retorne el valor que deseo, la cruda verdad es que preferiría vivir de otra forma o alcanzar esa meta por otro camino. Luego surge la pregunta, ¿acaso esa es la última meta? ¿acaso, el dinero, fama, es el pilar al cual todo ser humano desea llegar? Para mi es una pregunta que tiene diferentes puntos de vista y respuestas.

El dinero es un medio para lograr cosas, si, pero es el último medio para ser feliz, no. Creo que la tecnología nos ha hecho bastante vulnerables dado que tendemos a pensar en obtener dinero para adquirir mejor tecnología, vivir más cómodos y estar más tranquilos.

¿Cuál era el sueño de hace 200 años? Me imagino que tener una familia, una casa donde vivir, buena salud. ¿Hace 400? ¿Hace 800? ¿Será que la felicidad tiene que ver con sentirse realizado o sentir amor propio? ¿Es lo mismo?

Aveces me siento con cierta capacidad de filosofar sobre temas que desconozco o simplemente y hablando en términos más criollos, tengo una buena parla. Aveces siento que cuando se trata de dar buenos consejos o simplemente ayudar a los demás, tengo *algo, que me hace especial*, pero no logro ejercer eso sobre mi propia persona. ¿Será que mi propósito es servir y mi forma de llegar a un sentido de felicidad, realización, es a través de ello?

En épocas donde el individualismo prima, ¿habrá espacio para ofrecer un hombro amigo?


Aveces la vida que nos tocó, no es la que buscábamos y la que buscábamos… bueno quien sabe donde esté.

Los problemas siempre existirán y como seres humanos, problemáticos, incomprendidos, solitarios, caóticos… nunca estamos conformes con nada. Creo que si nos encerráramos en un cuarto y tuviéramos “todo” lo que pensamos necesitar, eventualmente terminaríamos suicidándonos.

En mi caso, yo creo pero dudo que pudiera vivir solo con una computadora, comida e internet. Me encanta estar metido frente a este aparato pero aveces me fastidia la interacción que existe con otros seres humanos. Ya sea en un juego o en una red como 9gag, siempre encuentro algo que me saca de quicio. Usualmente es por alguna diferencia de opinion para con algún tema que este leyendo pero en su mayoría, es tan tedioso leer las estupideces con las que el 90% de las personas salen. He llegado a pensar que muchos de verdad se creen la basura que escriben y podrían apostar sus miseras vidas en las palabras que plasman.

Hace unos días, había un tema sobre BLM (tema que de verdad me parece estúpido, es solo otra forma más de manipular a la prole) y como sólo se pinta como una carta de racismo cuando se trata de una persona “blanca” hacia una persona “de color” pero… estos últimos son bastante racistas para con otros… ¿Donde esta el XLM?

Es bastante gracioso ver cuando alguien de Latino América habla de esto. Pareciera que se le olvida que esta siendo gobernado por alguien con un IQ de 10 y no se da cuenta que las problemáticas son totalmente diferentes. Caso particular, por ejemplo, Colombia. Tiene un presidente que no creo que sepa decir el abecedario sin ayuda del público o llamada a un amigo, tiene una de las más grandes problemáticas de corrupción política que existe en el mundo, tiene uno de los indices de pobrezas mas alarmantes (22%) y en donde la violencia hacia cualquier persona por cualquier ideología, es el pan de cada día.

Si, en Colombia si somos al menos justos. Aca se mata a cualquiera, tenga o no la piel de color, ojos rasgados, alto, gordo, bajito, rubio, etc.… Pero hay gente que sale publicando en las redes sociales “BLM #niunomas #todossomosuno.

Y si hacemos un muñeco?


Hay una historia, por el autor Andy Weir, se llama The Egg y habla sobre como tú como persona, no eres más que la extensión de otro más. Somos todo lo mismo, es decir el mal que le haces a otra persona, en realidad te lo estas haciendo a ti mismo.

Es una historia bastante linda, la encontré cuando vi un vídeo en el canal “Kurzgesagt – In a Nutshell” y la primera vez que lo vi, fue un momento maravilloso. El llegar a imaginar algo así es tan único y el mensaje que lleva hacia quien lo ve no es más sino aquel donde te motiva a ser mejor con todos.

¿Y si cambiamos nuestra forma de pensar? Aveces siento que se nos olvida que vivimos en un mundo el cual no nos pertenece y somos simplemente unos espectadores. Dependemos unos de otros. No digo que vivamos para solo servir a los demás, sin embargo, se nos olvida que no solo debemos exigir, también debemos buscar como dar.

Acaso… ¿No sientes algo lindo cuando haces algo por alguien sin esperar nada a cambio? A mi me llena de felicidad. No busco likes no busco fama no busco ningún beneficio personal, sólo busco ayudar y por algún mínimo de tiempo, hacerle sentir a esa otra persona, que es tan importante para mi como mi propia existencia y que entiendo la posición en la que se encuentra, que no me molesta estar cerca, que no me molesta oler, que si la vida no le ha sonreído, que si ha tomado malas decisiones… que yo no estoy ahí para dar algún juicio de valor ni para demostrar que soy mejor… mi única misión es brindarle un poco de felicidad.

Un día iba caminando y me tope con alguien que estaba recogiendo hojas. No era un jardinero, simplemente alguien que estaba buscando ganar algo para comer. No estaba buscando seguidores o likes en alguna plataforma, tampoco estaba transmitiendo en vivo.

Eran las 2PM, había un sol bastante intenso y aquella persona se notaba cansada, agobiada, triste y bastante intranquila. Se me ocurrió acercarme e invitarlo a comer lo que quisiera. Lo llevé a un restaurante cerca y le dije que pidiera lo que quisiera y que con mucho gusto, yo se lo invitaba. Se mostró humilde y no busco pedir lo más caro o pedir en exceso; aquella persona solo quería almorzar y un buen plato que hiciera ese calor sofocante, un poco más llevadero.

Mientras disfrutaba de su almuerzo, me senté a hablar y conocerlo. Me contó que por circunstancias de la vida, le tocó salir de su país y buscar oportunidades para poder mantener a su familia. Era un Ingeniero, titulado y con años de experiencia, sin embargo al ser recién llegado a un país donde no tenia a nadie, no era tan fácil conseguir una oportunidad y recurría a realizar cualquier tarea que fuese necesaria para obtener dinero.

Una vez finalizó su plato, le invité un delicioso postre, le pregunté en qué más podía ayudarle y con una sonrisa me dijo que con eso era suficiente. Me agradeció y siguió haciendo sus labores mientras disfrutaba de su postre.

Ese día lo recuerdo bastante, es un gran tesoro para mi, siento que ayudé a una parte de mi alma a sobrevivir en este caos de codicia y egocentrismo en el cual vivimos día a día. No por likes, ni por fama, o por mostrar que tan gran persona soy. Lo hice por amor.


Siento que como especie, somos un problema. Siento que no hacemos más que destruir, tomar, arrebatar, consumir y pensar que nos merecemos todo, sin embargo nunca pensamos en el deber que tenemos de también dar el mismo valor que tomamos. Consumismo, derechos, decisiones… qué porquería.

¿Por qué hay personas que generan millones de dolares solo por transmitir en vivo que duermen? ¿Por qué hay personas que tienen que laborar en tres empleos para poder subsistir?

No hay alguna época donde no haya pasado esto. Donde no hubiese existido alguien que lo tuviera todo. ¿Por qué? En una colonia de hormigas, todos trabajan, todos tienen una función que ejercer. Ninguna hormiga la tiene fácil.

Incluso la reina tiene una tarea las 24 horas el día, los 7 días de la semana, los 365 días del año… y no sólo tiene que poner una cámara y esperar que le lleguen personas para desperdiciar sus días y glorificar a un ser humano cuyo máximo logro en la vida fue nacer.

Vivimos en una época donde la estupidez prima sobre el conocimiento. Donde el sentirse con derecho a reclamar por lo que se creé que nos pertenece. Donde hacemos “obras de caridad” que no van más allá de donar un dinero y pensar que hemos hecho un acto increíble.

¿Alguna vez te has ensuciado las manos ayudando a alguien más?

Me gustaría vivir en el espacio. Lejos de todo esto. Lejos de mi propia humanidad. Tal vez sabiendo que soy lo único que me ata a ese recuerdo, pero que podría muy tranquilamente declararme cualquier otra cosa. Después de todo, podría decir que soy trans-espacial-átomo. Me emociona saber que si estuviera sólo, cualquiera que fuese mi necesidad, dependería de mi mismo encontrar la solución. Me gustaría pensar que al final de mis días en dicha soledad, me sentiría más pleno, conforme y sabio. Al menos estaría obligado a leer y escribir.

Me fastidia esta época, pero como mencioné antes, no es diferente a otras, solo tiene un punto de vista moderno. ¿Acaso es más importante saber bailar como un personaje anime qué saber construir una silla? Pareciera que aquel que sabe de carpintería esta jodido y que perdió su tiempo estudiando. Al final del día, el ser humano es tan vacío que su único objetivo en la vida es tener millones para ir a gastarlos y vivir de lujos, ser famoso.

Lo que más me aterra es saber que el problema no sólo es la sobre industrialización, sino en que en su mismo afán de tenerlo todo, el ser humano no tiene un limite de conformidad, y hasta que no llega a una banalidad absoluta, efímera e intangible, es capaz de comprar excesos solo para llenar un closet de zapatos que jamás va a usar más allá de una ocasión.


Enter your email to subscribe to updates.